INMUNIDAD DE REBAÑO

Para poder entender la información que nos proporciona el mapa de seroprevalencia nacional y su importancia, es necesario conocer algunos términos epidemiológicos básicos. El primero es el llamado R0 o número básico de reproducción, que podéis ver, para diferentes virus, en una de las figuras. Es el número de casos que se espera que ocurran en una población homogénea como resultado de la infección de un solo individuo, cuando la población es susceptible, al comienzo de una epidemia y antes de que comience a desarrollarse una inmunidad generalizada y antes de disponer cualquier intento de inmunización.

Para el SARS-CoV2 este número es de 2.65 (IC al 95% de 1.97 a 3.09 (son datos medios, algunas series han estimado un R0 de hasta 6). En realidad conforme avanza la epidemia, es más cierto hablar del Re o número de reproducción efectivo. A veces también llamado R t que es el número de personas en una población que pueden ser infectadas por un individuo en un momento específico. Cambia a medida que la población se inmuniza cada vez más, ya sea por inmunidad individual después de la infección o por vacunación. Pero también a medida que las personas susceptibles mueren (va disminuyendo progresivamente).

La inmunidad de rebaño o colectiva es una forma de protección contra una enfermedad infecciosa que se produce cuando una proporción suficientemente grande de la población se ha vuelto inmune. Lo que confiere protección indirecta contra la infección a personas que no son inmunes. Por ejemplo en el sarampión: si R0 es 10, un niño con sarampión infectará a otros 10 si son susceptibles.

LA MEDIA NACIONAL DE INMUNIZACIÓN ES DEL 5%

Cuando otros niños se vuelven inmunes tras la vacunación, el niño infectado que se encuentra con 10 niños, no podrá infectarlos a todos y el número de infectados dependerá de Re. Cuando la inmunidad es del 90% o más, las posibilidades de que el niño se encuentre con suficientes niños no vacunados para transmitir la enfermedad caen a casi cero, y la población está protegida. Es decir, R0 predice el grado de inmunización que requiere una población para lograr la inmunidad del rebaño. Limitar la propagación de la infección y proteger a la población contra futuras infecciones. Esta relación entre 1/R0 y el porcentaje poblacional es lineal y fácilmente calculable (figura 4). Con las R0 conocidas para SARS-CoV2, para protegernos contra nuevas oleadas, se necesitará una inmunidad de rebaño de al menos 50%. Si tomamos el valor más alto del rango, se necesitará >70% de inmunización y sería prudente apuntar al menos a esas cifras antes de relajar las medidas de control.

Aun con las limitaciones que proporciona la calidad de los test, es un número bastante aproximado. Por tanto, muy lejos de tener la más mínima protección poblacional. Se hace imprescindible mantener las medidas, sencillas y eficaces, para evitar la propagación. Distancia social, higiene de manos y mascarillas útiles. Protegeos y proteged a los demás. 

 

Inmunidad de rebaño COVID19

 

Inmunidad de rebaño COVID19

 

Inmunidad de rebaño COVID19

 

Inmunidad de rebaño COVID19